Siguiendo por la calle Mayor y en la Bajada del Raval se halla la La Casa del Conde. Resto de una gran construcción con muros de mampostería de gran altura (bajo y tres plantas) que conservan algunos arcos de medio punto y rebajados. En el interior se encuentra la nave de lo que fue la antigua ermita con una hornacina. Perteneció al conde de la Florida