A la entrada del pueblo podemos observar la Ermita de Nuestra Señora del Loreto, restaurada recientemente. Es una obra del siglo XVII, de mampostería y cantería, con nave cubierta con cúpula (1692). Lo más interesante es el atrio con grupos de cuatro columnas en cada lado.