foto1
Vista general de Allepuz
foto1
Rio Sollavientos
foto1
Las primeras flores
foto1
Merendero de Los Berros
foto1
En el valle de Sollavientos
Punto Info C/ Mayor 1
weballe@allepuz.org

Web Allepuz

Ven a conocernos

ALLEPUZ 

 

Allepuz está situado en la provincia de Teruel, a caballo entre la Sierra de Gúdar y el Maestrazgo , en el sector oriental del Sistema Ibérico. Tiene una extensión de 67,26 kms. cuadrados. Administrativamente pertenece a la comarca del Maestrazgo formada por Allepuz, Bordón, Cantavieja, Cañada de Benatanduz, Castellote, Fortanete, La Cuba, La Iglesuela del Cid, Mirambel, Miravete de la Sierra, Molinos, Pitarque, Tronchon, Villarluengo y Villarroya de los Pinares.

Judicialmente forma parte del partido de Aliaga y en el aspecto religioso de la diócesis de Teruel-Albarracín. Por su situación Allepuz es la puerta de entrada al Maestrazgo para los visitantes que llegan de Teruel hacia Cantavieja

La mayor parte de su término municipal se halla recorrido por el río Sollavientos, único río perteneciente a la comarca del Maestrazgo que no es afluente del río Ebro ya que vierte sus aguas al Turia, y que da su nombre al espléndido valle que forma la parte este del término. A lo largo del cauce del río Sollavientos se encuentran las principales fuentes: Santa Isabel, Los Baños, La fuente de la Salud, la de los Berros, donde se ha levantado un merendero, y la Fuente las Canales. A la altura del Molino del Mas de Pina recibe las aguas de la Canaleta la Peralta que discurren por el valle paralelo al Sollavientos. Sus aguas alimentaban también, no hace muchos años, dos molinos harineros: el del Tormagal en la partida de este nombre y el de debajo del pueblo.

 

 

 

El perfil del valle de Sollavientos está limitado a oriente por una larga fanja de cinglos que corresponde, principalmente, al Morrón (1889 m), Zaragozana (1911) y La Nave (1975), mientras que por el oeste la línea de cabecera de Sollavientos se suaviza, pasando por la Quebrada y la torre vigía del Castellejo , pinar de la Peralta y el Maraño. Las tierras del valle, abierto al cierzo, forman en primavera un interminable tapiz verde de prados y bancales vigilado por chopos, sargas, enebros, endrinos, espinos y zarzales. En las laderas se levantan las masadas, de origen medieval y con carácter repoblador. A lo largo de su historia se han ido remodelando y rodeando de todo lo necesario para la explotación de los recursos del medio y la vida de los masoveros. Si años atrás las masadasconstituyeron una forma de vida y un aporte importante de población en la actualidad apenas media docena de de las cerca de 40 que tiene Allepuz están habitadas.

Al llegar al pueblo el valle se abre por los Llanos, hermanándose con el que viene de Gúdar y que riega el río Blanco. Más abajo, en la vega, los dos ríos se funden formando el Alfambra. Desde Los Barrancos hasta Caudé se erigen las mejores tierras de labor: próximo al río el regadío, abrevado por el agua que se recogía en las azudes y se canalizaba en estrechas acequias ganadas a la tierra; más lejano el secano, pequeñas parcelas multicolores separadas por ribazos y medianiles

Por el norte de la población se extienden Las Lomas , hasta las Hiedras, a un nivel superior al pueblo . Se puede acceder a ellas por el Castillo, a través del cortado del Portillo o por el camino de Detrás de la Aldea.

 
Al cabo alto del Portillo se levanta el peirón de San Cristóbal. Una serie de pilones, todavía bien conservados, van dirigiendo el camino que llevaba a Villarroya. A la izquierda surge el Barranco Alto que enlazará con la Torreta y la Cañada. Por estas masadas va el camino que seguían nuestros abuelos para llegar hasta Jorcas.
 
Forman los límites del término los de Valdelinares, Villarroya, Miravete, Jorcas, Ababuj, El Pobo, Monteagudo y Gúdar.